LOADING

Type to search

Share

La industria de las carnes frías en México

Autor: Carla A. Suárez
Presidente del Consejo Mexicano de la Carne
29 de julio de 2020

Publicación original: https://www.eluniversal.com.mx/opinion/carla-suarez-flores/la-industria-de-las-carnes-frias-en-mexico

En México el consumo per cápita de carnes frías ronda los 8 kg anuales, menor al de España, donde el consumo per cápita de carnes frías registra los 11 kg, mientras en Italia y Alemania es de 29 kg al año.

Desde hace más de treinta años, la industria de las carnes frías en México está conformada por empresas mexicanas que, a lo largo de los años, han mantenido su compromiso con el país, invirtiendo e impulsando el crecimiento del sector de alimentos, generando de manera constante empleos en todos los eslabones de la cadena de la carne: desde los productores de los insumos, hasta los puntos de venta en donde se ofrecen nuestros productos.

La evidencia histórica sugiere que las carnes frías forman parte de nuestra dieta desde hace más de 3,500 años. Su consumo nos ha acompañado a lo largo de la historia y ha formado parte de la cultura y la tradición culinaria de muchos pueblos. En nuestro país, el consumo de las carnes frías se ha popularizado en la mesa de los mexicanos debido a que son alimentos prácticos para cocinar, accesibles para la gran mayoría de las familias, con gran variedad de sabores, combinaciones y presentaciones que se adaptan a cualquier gusto, estilo de vida y bolsillo. Cabe resaltar, que la proteína de origen animal, y en especial la cárnica, es un alimento fundamental en una dieta balanceada.

Sabemos que hay muchos mitos en torno a al consumo de carnes frías, sin embargo, en porciones adecuadas son un alimento que puede formar parte de una dieta balanceada por su contenido de proteína cárnica.

El sector cárnico en México es una industria consolidada. Anualmente elabora más de 1 millón de toneladas de productos con un valor de 41,500 millones de pesos, lo que representa el 23% de la industria alimentaria y 32% del PIB agropecuario. Esta derrama económica se genera y permanece en el país. Actualmente, la industria de las carnes frías emplea al 48% de las todas personas que laboran en el sector cárnico.

Los productos que más consumimos los mexicanos en el mercado formal de las carnes frías son las salchichas y los jamones. Las salchichas, representan el 49% de la producción siendo las elaboradas con carne de ave las de mayor demanda y crecimiento. Dentro de la oferta de alimentos con aporte nutrimental de proteína cárnica, las salchichas son uno de los productos más accesibles para todo tipo de bolsillos. Por ello, para muchos consumidores, las salchichas significan la posibilidad de integrar a su alimentación una proteína completa, segura y accesible.

En el caso de los jamones, se producen más aquellos elaborados a base de cerdo. Anualmente se fabrican más de 400 mil toneladas que representan el 41% de la producción total.
El resto del consumo de carnes frías está dividido en estos productos: chorizo, longanizas, tocino, mortadelas, pasteles y queso de puerco.

Con estos volúmenes, se estima que en México el consumo per cápita de carnes frías ronda los 8 kilogramos anuales, mismo que se ha mantenido con un ligero crecimiento en los últimos cinco años. Cabe señalar, que este consumo es moderado si hacemos referencia a lo que sucede en otros países como España, en donde el consumo per cápita de carnes frías registra los 11 kg. o, por ejemplo, en Italia y Alemania, en donde ambos países reportan una cifra aún mayor, alcanzando los 29 kg. cada uno.

La industria cárnica es uno de los pilares del campo mexicano y un gran aliado del Gobierno Federal para alcanzar los niveles de bienestar que todos los mexicanos merecemos. En los últimos años, hemos estrechado nuestra relación con el sector primario para buscar la consolidación de la proveeduría nacional. Así, gobierno e industria trabajamos de la mano para contribuir a la soberanía y a la seguridad alimentaria nacional. Coincidimos con el Gobierno Federal cuando señala que toda persona tiene derecho a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad y celebramos la inclusión de la proteína cárnica en la canasta básica. Asimismo, es de resaltar el trabajo que Senasica ha desarrollado al lograr el estatus sanitario con el que contamos hoy en día a nivel internacional.

La industria de las carnes frías en México es un sector agroalimentario autosuficiente y es tan sólido, que permite satisfacer la necesidad interna del país e inclusive exportar a otras regiones del mundo, principalmente a Centroamérica. La entrada en vigor del nuevo T-MEC permitirá que el flujo comercial siga fortaleciéndose y a la vez consolidará la competitividad que como región hemos tenido desde hace más de veinticinco años.

A pesar de que, durante el 2019, a nivel nacional el sector cárnico procesador creció ligeramente más que la industria alimentaria y que el sector primario, alcanzando una cifra del cinco por ciento, el compromiso de la industria de las carnes frías en México es crecer aún más. Nuestra misión seguirá siendo llegar a todos los segmentos de la población con productos que ofrezcan los más altos estándares de calidad e inocuidad y a la vez, respondan a las necesidades nutricionales de las personas.

A través del Consejo Mexicano de la Carne, tenemos la convicción de seguir impulsando la innovación a través del trabajo conjunto con el sector académico en aras de incrementar y promover la investigación y el desarrollo tecnológico en las nuevas generaciones, siendo éste, una de las principales palancas de competitividad. Asimismo, realizamos esfuerzos constantes en la adopción de medidas vinculadas al cuidado al medio ambiente que avalen una operación sustentable de la industria. Estamos convencidos que todas estas acciones nos acercan a lograr la satisfacción del eslabón más importante de la cadena de valor: las familias mexicanas.

Publicación original: https://www.eluniversal.com.mx/opinion/carla-suarez-flores/la-industria-de-las-carnes-frias-en-mexico

Seminario Interactivo 2020
Compendio Estadístico 2018

SUSCRÍBETE

para recibir más información sobre la industria cárnica