Ganadería bovinos carne: actividad sustentable en México – Consejo Mexicano de la Carne
LOADING

Type to search

Share

Ganadería bovinos carne: actividad sustentable en México

Autor invitado: Enrique López López

Hoy en día el cambio climático es algo de lo que escuchamos hablar diariamente y a pesar de que universidades o investigadores reconocidas en el campo han demostrado que la principal causa del incremento en la emisión de dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso: principales gases de efecto invernadero (GEI), son las actividades en las que se usa combustible fósil, como por ejemplo el transporte o la generación de energía eléctrica, hoy en día la sociedad sigue señalando a la ganadera como la principal causa sin detenerse a pensar que a diferencia de las actividades antes mencionadas, la ganadería forma parte de un ciclo biológico natural.

En el año 2019 el Dr. Frank Mitloehner, profesor y especialista en calidad del aire en el Departamento de Ciencia Animal en la Universidad de California en Davis, Estados Unidos; confirmó que la ganadería es tan sustentable que podría ser neutral en la emisión de GEI o incluso, estar contribuyendo al enfriamiento de la atmósfera.

Los bovinos en la emisión de GEI:

  • Emisión de GEI en rumiantes: Un bovino adulto emite entre 50 a 70 kg de metano/año.
  • Expresión universal: A fin de homologar, los diferentes gases de efecto invernadero (GEI) se expresan como su equivalente a dióxido de carbono (CO₂e); al multiplicar el dióxido de carbono, metano y óxido nitroso para su factor de potencial calórico, se obtiene que un bovino adulto emite 3.34 Ton CO₂e al año.
  • Dióxido de carbono antropogénico de largo plazo: El CO₂ que emite la industria petroquímica, una planta termoeléctrica o metalúrgica; que generamos al encender el auto, la iluminación, TV, estufa o boiler de nuestro hogar, se incrementa y añade todos los días, acumulándose en la atmósfera hasta por 1000 años.
  • Metano entérico de vida corta: Al describir el ciclo del metano en la atmósfera, Mitloehner (2019) y Werth (2020) afirman que el metano que emiten los bovinos se desdobla y precipita entre 10 y 12 años, por lo que si no se eleva el inventario, no hay metano incremental (en México llevamos 30 años con el mismo inventario).

En tanto los GEI que emite el transporte, la industria metalmecánica, minería y actividades como la producción de cemento al quemar combustibles fósiles se acumula en la atmósfera hasta por mil años, los GEI derivados del metano emitido por la ganadería se desdoblan (hidroxioxidan) en 12 años, transformándose en agua y dióxido de carbono, que es capturado por la vegetación (pastizales y matorrales) de las praderas y agostaderos de la misma actividad.

Ciclo de vida productiva y la emisión de GEI de un bovino

Un bovino en pastoreo se envía a sacrificio de 3.5 años de edad en promedio (42 meses), en los que  pudo emitir 11.5 Ton CO₂e en total; si el becerro  llega al corral de 19.5 meses de edad, la engorda  intensiva evitó que se emitieran 6.2 Ton CO₂e a la atmósfera por cabeza al momento de la entrada a corral: 54% de la emisión total que hubiese emitido de por vida.

Tecnología y eficiencia en la nutrición del ganado

En el corral intensivo el bovino permanece 5.4 meses en promedio, tiempo en el que, a través de la innovación tecnológica de punta y buenas prácticas de manejo, bajo el cuidado sanitario y alimentación balanceada, se reducen las 1.5 Ton CO₂e que se deberían emitir en esta etapa, a tan sólo 0.4 Ton CO₂e, dejando de emitir 1.1 Ton CO₂e en el corral.

La alimentación del ganado en corral con:

  1. Maíz rolado disminuye hasta el 20% la emisión de metano.
  2. Maíz ensilado contrae el 10% la emisión de metano (Faverin, al. 2014).
  3. Forrajes henificados o ensilados reducen de 10% a 20% la emisión de metano.
  4. Adición de grasas reduce de 10% a 20% la emisión de metano (Ángeles, 2018).
  5. Enzimas (monensinas o ionóforos) reducen entre el 30% y 90% la emisión de metano.

La ganadería extensiva en México, una actividad sustentable

Al comparar la fijación de carbono en praderas y agostaderos contra el nivel de emisión máximo del inventario de ganado (suponiendo que todos fueran animales adultos), se obtiene que la ganadería extensiva de México tiene un balance positivo; fija o retira de la atmósfera 15.05 millones de toneladas de carbón (MTC) por año, actuando a favor del enfriamiento de la atmósfera.

El corral intensivo en México; una actividad sustentable

El cálculo de la emisión efectiva en el corral de engorda intensiva muestra que, resultado de ingresar un animal más joven se dejan de emitir 6.2 Ton CO₂e por cabeza, en tanto que después de la innovación tecnológica y buenas prácticas de manejo sanitario y nutricional, se emiten 0.45 Ton CO₂e por cabeza, dando un balance de 5.74 Ton CO₂e que se dejan de emitir por cabeza en el corral, equivalentes a 1.49 Ton de carbono por cabeza. Si en México finalizamos 4.5 millones de cabezas al año en corral intensivo, la engorda intensiva favorece que se dejen de emitir 6.71 MTC al año en México.

El humano; verdadero causante del calentamiento global

Mientras la industria y transformación, altamente emisoras de GEI, descansan en la descalificación que se concentra en la ganadería,  el crecimiento de la población de 2,000 millones a 7,500 millones de habitantes entre 1920 y 2020, muestra que la cada vez mayor  demanda de casa habitación, servicios, auto, viajes y esparcimiento de las nuevas generaciones, es la verdadera causa del incremento  en la emisión de GEI; dejar de consumir carne tan sólo reduciría 0.8% el calentamiento global, en tanto que el 85.4% se concentra en  la decisión de tener un hijo menos.

Pretender culpar a la ganadería de parte del cambio climático, es evadir la responsabilidad que como habitantes del planeta tenemos a través de la emisión de GEI en cada una de nuestras actividades, directas y de nuestros descendientes.

Conclusiones

  • La ganadería extensiva tiene una captura potencial de 15 MTC anuales.
  • El corral intensivo evita emisión de 6.7 MTC anuales; falta el ajuste por el carbono del cultivo de granos y forrajes.

Al crecer la población se exigen cada vez más satisfactores; casa hogar, auto, vuelos, servicios y esparcimiento, demanda que se transmite de forma directa a la industria petroquímica,  termoeléctrica o metalúrgica, impulsando la emisión de CO₂e que se acumula en la atmósfera por cientos o miles de años.

La ganadería bovinos carne, extensiva e intensiva, integra en México un sistema productivo sustentable al retirar de la atmósfera más  carbono que el que emite, resultando recomendable integrar un equipo multidisciplinario que encabece el estudio de ciclo de vida de la  ganadería, con la finalidad añadir factores indirectos como la deforestación que corresponda a la ganadería, quema de pastizales, producción y transporte de  granos, planta de alimentos balanceados y procesamiento, a fin de lograr la certificación para que los productores pecuarios puedan  beneficiarse del acceso a los bonos de carbono y bonos verdes.

Referencias

  1. Ángeles M. Y. (2018). Producción de gases de efecto invernadero y fermentación ruminal in vitro de follajes tropicales: efecto de los metabolitos secundarios. Tesis de maestría en ciencias del postgrado de ganadería, recursos genéticos y productividad. Montecillo, Estado de México. 120 páginas.
  2. Faverin C., Gratton R. y Machado C.F. (2014). Emisiones de gases de efecto invernadero en sistemas de producción de carne vacuna de base pastoril. RAPA Revista Argentina de Producción Animal. Buenos Aires, Argentina. 22 páginas.
  3. Mitloehner F. (2019). Climate smart dairy and beef. Department of Animal Science, University of California, Davis. September 2019 — VOL. 52 — NO. 2 — AABP Proceedings.
  4. Werth S. (2020). The Biogenic Carbon Cycle and Cattle. Clarity and Leadership for Environmental Awareness and Research at UC Davis. California. 3 páginas. Consultado en https://clear.ucdavis.edu/explainers/biogenic-carbon-cycle-and-cattle.

Compendio Estadístico 2022

SUSCRÍBETE

para recibir más información sobre la industria cárnica