LOADING

Type to search

Share

Carne es salud

Autor: David Barreiro. Redactor para la revista EUROCARNE y autor del libro “El futuro de la carne”.

Es una constante de nuestros días: la preocupación por la salud. Queremos vivir más y, por supuesto, mejor y, para ello, nos apuntamos cada enero al gimnasio –aunque luego no vayamos– salimos a pasear los sábados por la mañana, dejamos el tabaco y moderamos el alcohol y, por supuesto, modificamos nuestros hábitos alimentarios.

Basta echar un vistazo a los restaurantes que abren sus puertas hoy en día: muchos de ellos ofrecen como principal atractivo el concepto de saludable, ligados casi siempre a una determinada estética y en muchas ocasiones a productos considerados muy sanos por la sociedad actual incluyendo batidos de vistosos colores o supuestos superalimentos que parece que nos otorgarán extraordinarios poderes.

Pero ¿qué es realmente una alimentación saludable?

Los expertos, frente a estas tendencias de mercado más ligadas a la moda que a la realidad científica, suelen incidir en la variedad como sinónimo de salud, en que una dieta equilibrada y saludable se basa en la diversificación de productos y, por supuesto, en incluir en ella la carne.

En su estupendo libro El mito vegetariano (Capitán Swing, 2018), Lierre Keith desmonta muchas de las teorías de algunos consumidores acerca de la necesidad de mantener una dieta veggie para solucionar el problema del hambre, honrar a los animales e incluso salvar el planeta. Más allá de cuestiones morales o políticas, minuciosamente presentadas en el libro, dedica un extenso capítulo a las supuestas razones nutricionales para no comer carne y afirma que “la carne contiene proteínas, minerales y grasas, las grasas que necesitamos para metabolizar esas proteínas y minerales. Por el contrario, los cereales son básicamente hidratos de carbono: las pocas proteínas que contienen son de baja calidad y están envueltas en fibra indigerible. Los cereales son esencialmente azúcar con los suficientes opioides para resultar adictivos”.

No es la única. La mayoría de nutricionistas de todo el mundo recomiendan el consumo de carne desde el punto de vista de la salud y, de hecho, su disminución en España en los últimos años ha de ser una gran preocupación para todos. Obviamente, existen otros factores como cuestiones políticas o incluso morales –el movimiento animalista ha crecido enormemente en los últimos años– pero desde el punto de vista nutricional, no existe duda alguna de que la carne ha de formar parte de nuestra dieta.

Así pues, la carne es paradójicamente, necesaria para quienes miran mucho por su salud, que cada vez son más consumidores. La carne  proporciona al organismo gran cantidad de nutrientes como agua y proteína de alto valor biológico. También podemos encontrar aminoácidos libres, péptidos, nucleótidos o creatina.

La carne es salud. Así que, si quieren cuidarse, coman carne.

SUSCRÍBETE

para recibir más información sobre la industria cárnica

EVENTOS PRÓXIMOS

Congreso de la Carne 2019