LOADING

Type to search

La cadena de frío

Share

AUTOR Equipo editorial Comecarne

Para que los productos cárnicos lleguen limpios a nuestra cocina, existen procesos adecuados que se llevan a cabo para el empacado, almacenamiento, distribución y comercialización, necesarios para garantizar su sanidad e inocuidad.

La Norma Oficial Mexicana (NOM), se refiere a la disposición obligatoria que todos los productores, distribuidores y vendedores deben seguir para lograr que los productos o servicios que ofrecen sean siempre seguros y no pongan en riesgo a las personas, a los animales o al medio ambiente.

Las buenas prácticas pecuarias son procedimientos aplicados en las unidades de producción de animales y en los establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF), para garantizar la sanidad e inocuidad de los productos que consumimos. Estas instalaciones son sometidas constantemente a inspecciones sanitarias para verificar que cumplan con las regulaciones establecidas por la SAGARPA y el SENASICA.

 

La cadena de frío

Derivado de eso, la cadena de frío es uno de los procedimientos más importantes en la producción, distribución y venta de productos cárnicos; es un sistema en el cual se somete a los alimentos a temperaturas adecuadas durante el proceso de producción, transportación y comercialización. Gracias a ella los distribuidores pueden mantener los productos frescos hasta el momento de ser consumidos.

Te recomendamos comprar carne proveniente de una empresa formal y certificada para estar seguro de la calidad e inocuidad de la misma. Además, deberás revisar que se encuentre empacada al vacío, refrigerada y sin rasgaduras.

Fuentes:

  1. Santoy Sánchez, Alejandra; “Para chuparse los dedos y no enfermarse en el intento” Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. Algarabía Editorial, 2018